Elver Hinostroza - Doctoralia.es

7 razones por las que deberías empezar a meditar hoy mismo

¿Quieres practicar la meditación, pero no sabes cómo empezar? Si quieres aprender a meditar y crecer en tu práctica de atención plena, entonces este artículo está hecho para ti. Aquí encontrarás 7 razones por las que deberías empezar a meditar hoy mismo. Es una forma fácil y relativamente barata de mejorar tu salud mental y psicológica. La meditación se ha practicado durante siglos, por lo que hay mucha información disponible para quien esté interesado en aprender más. Considéralo como una forma de recargar tus pilas, antes de entrar a tu día laboral o al colegio.

Promueve la salud mental y física

Hay muchos estudios que demuestran cómo los beneficios de la meditación se pueden sentir tanto en el ámbito psicológico como físico. El primer beneficio que podemos encontrar es el de la salud mental. La meditación te ayuda a tener una mente más clara, una actitud menos negativa y mejora tu concentración en el momento presente. Esto hace que estés menos expuesto al estrés o preocupándote por lo que ha sucedido anteriormente o lo que puede suceder posteriormente. Esto mejora tu bienestar psicológico.

Además, la meditación promueve el equilibro emocional y te ayuda a ver los problemas desde un punto de vista más alto y claro. Es una manera para afrontar las situaciones con mayor serenidad y control, eliminando la ansiedad o la agresividad innecesarias. Al trabajar tu concentración, estás aprendiendo a ser consciente de ti mismo, abriendo puertas para que estés más cercano a ti y a todo aquello que te rodea.

Haces frente a los obstáculos con mayor eficacia y mejoras tu salud mental al encontrarte más cómodo contigo mismo y menos preocupado por el exterior.

La meditación promueve la salud psicológica

Al mejorar la salud mental, también estamos apoyando la salud psicológica. A través de las diferentes prácticas meditativas, nuestra atención se centra en emociones o pensamientos positivos y nosotros trabajamos para cambiar aquellas emociones o pensamientos negativos que puedan surgir de forma natural.

Al estar atento a tus emociones, te das cuenta de ellas y aprendes a reconocerlas sin juzgarlas, lo que hace que seas capaz de tomar decisiones más claras sobre tu vida. Al practicar la meditación en grupo, podemos reconectar con nuestro yo interior y encontrar el equilibrio necesario para seguir creciendo en mundo en el que vivimos.

La meditación ayuda a sacar el máximo potencial de nuestro cerebro

Nuestro cerebro es capaz de cambiar y crecer, incluso en las personas mayores. Al practicar la meditación con regularidad, estamos mejorando la comunicación entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro , lo que puede aumentar el tamaño cerebral. Este hecho se observó en estudios realizados sobre monjes budistas durante varias décadas.

La meditación ayuda a prevenir enfermedades que se desarrollan con la edad

Uno de los beneficios más importantes de la meditación es que puede ayudarnos a prevenir ciertas enfermedades que se desarrollan con la edad, como el Alzheimer. Algúnas personas mayores alrededor del mundo sufre este tipo de enfermedad neurodegenerativa y no hay cura disponible para ello.

Una investigación realizada por el Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Escuela de Medicina de Harvard, que fue publicada en la revista médica Journal of Alzheimer’s Disease , muestra cómo algunos aspectos positivos del estilo de vida y la psicología pueden prevenir el desarrollo de este tipo de enfermedades.

La práctica diaria de la atención plena podría ayudar a mejorar las funciones cognitivas e incluso reducir los niveles de ansiedad y depresión.

La meditación nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos

Al meditar, estamos aprendiendo a acercarnos a nosotros mismos y escuchar nuestro interior. Cuando trabajamos en el desarrollo de la conciencia, aprendemos a observarnos como si fuésemos una persona externa e incluso podemos llegar a comprendernos mejor.

La meditación nos ayuda a entender qué es lo que realmente necesitamos para ser felices y cómo podemos lograr crecer internamente para alcanzar este objetivo. Además, cuando nos vamos acercando a nuestro interior y desarrollamos la conciencia, la meditación empieza a ser una parte más de nuestra vida diaria. Es como el agua que fluye por todas las cañerías del hogar para mantenernos bien hidratados.

Existen muchas maneras para practicar la meditación, independientemente de cuál sea tu objetivo final o religión preferida. No importa si eres creyente o ateo, lo fundamental es encontrar algo que te apasione y alguien que te ayude a encontrar el camino de la salud espiritual.

La meditación puede ayudarnos a mejorar como padres

La práctica de la atención plena es algo que se ha utilizado desde hace muchos años con niños y adolescentes para mejorar sus vidas. Algunas escuelas están ahora adoptando la meditación en el salón de clases . La práctica de la meditación ha sido muy efectiva en los centros de rehabilitación para jóvenes, donde se obliga a cambiar su forma de pensar y convertirse en mejores personas.

Además, un estudio realizado por la Universidad de Illinois demostró que los adolescentes que practicaban la meditación tenían menos probabilidades de drogarse o caer en el mundo del alcohol y las drogas. La meditación también puede ayudar a los jóvenes a mejorar su visión espiritual, lo que les anima a ser más pacientes y positivos cuando se trata de resolver sus problemas personales.

La meditación nos lleva hacia donde queremos viajar

Al meditar, no solo estamos aprendiendo a conocer nuestro interior y descubriendo lo que realmente somos capaces de hacer para ser felices, sino que también podemos desarrollar una mejor comunicación con los demás. Cuando convivimos en armonía entre nosotros mismos, la vida se vuelve más fácil y placentera.

Al meditar, estaremos encontrando y compartiendo nuestras emociones profundas e individuando las cosas que nos bloquean o nos permiten alcanzar nuestras aspiraciones y objetivos.

La meditación es una de las mejores maneras disponibles para encontrar la paz interior que necesitamos para alcanzar lo que realmente queremos conseguir como personas.

Conclusión

Hay muchas razones por las que hay que empezar a practicar la meditación hoy mismo, ya sea en casa o en el salón. Lo importante es probarlo por ti mismo y disfrutar del camino hacia tu propia felicidad. No importa si te interesa la meditación por los beneficios espirituales o en el ámbito de la salud , no hay razones para no empezar a practicarla hoy .

El objetivo principal de una persona cuando se une a un grupo de mindfulness es lograr enfocarse y relajarse, dominar sus pensamientos negativos, mejorar su comportamiento y encontrar el equilibrio entre lo que piensan y sienten. ¿Quieres saber cómo conseguirlo? Aquí te damos las claves para iniciar la práctica.

Cuando se trata de aprender a meditar, hay muchos factores que deben tomarse en cuenta para encontrar la postura correcta y ser capaz de concentrarse. Esto puede resultar complicado, pero no está demás conocer algunas formas sencillas que te ayudarán a mantenerte centrado mientras practicas la meditación.

Para empezar a practicarla es necesario saber cómo sentarse adecuadamente en el suelo, ya sea sentado con las piernas cruzadas , dobladas o extendidas. Según los expertos, es mejor sentarse con las piernas cruzadas para que tu espalda esté recta y cómodamente apoyada.

Cuando estés en posición, acuérdate de que es importante que tu cuerpo permanezca relajado. En especial los brazos y las piernas deben encontrar una postura cómoda para que no se cansen fácilmente o se tensen.

Al leerse este artículo ¿te ha picado la curiosidad? Si todavía no sabes qué significa el mindfulness , te lo explicamos rápidamente: consiste en estar atento a lo que vivimos con nuestros sentidos . Este método pone el foco en la atención plena y el descanso mental, que es tan importante como descansar el cuerpo. Es por ello que todos los grandes profesionales aconsejan practicar esta herramienta para alcanzar la paz interior .

A veces lo aprendimos de forma tradicional, pero hay ocasiones en las que no podemos permitirnos realizar un curso o leer muchas publicaciones sobre ello. En esos casos, es bueno saber qué otros animales aprendieron a meditar sin ni siquiera pensarlo . Esto significa que si ellos pueden hacerlo, nosotros también.