Cómo afrontar el acoso en el trabajo

El acoso, sea cual sea el lugar o la situación, no debe tolerarse nunca. No hay excusa. Esto es especialmente cierto cuando el acoso se produce en su lugar de trabajo. Estas son algunas de las cosas que deberías hacer en caso de entrar en contacto con un acosador:

 No dejes que el individuo se salga con la suya.

Afronta la situación inmediatamente 

Si tienes problemas con un acosador en el trabajo, puedes tener la tentación de ignorarlo y esperar que deje de acosarte por sí mismo. La idea de enfrentarse a un compañero de trabajo que ya está siendo agresivo es ciertamente intimidante. Sin embargo, ignorar el problema no va a mejorar la situación. Es probable que el acosador siga molestándote si siente que puede hacerlo sin consecuencias. 

Sé profesional, pero firme 

Cuando te enfrentes al acosador del lugar de trabajo, es importante que no te rebajes a su nivel. Aunque entrar en una pelea a gritos puede servir para desahogarse, en última instancia permite al acosador saber que puede conseguir una reacción al acosarte. 

No te dejes llevar por tus emociones durante la confrontación. Hazle saber al acosador qué es exactamente lo que está haciendo y que es inaceptable, con voz tranquila y firme. Si se niega a mantener una conversación razonable contigo, intenta ignorarlo y dile que piensas hablar con el supervisor. No dejes que te arrastre a una discusión presionando tus detonantes. 

Lleva un registro de todo lo que ocurre 

Documenta todo lo que puedas sobre cada caso de acoso que experimentes, con el mayor detalle posible. Intenta incluir la fecha, la hora, los nombres de los testigos y los detalles del incidente. Si el acoso se produce a través del correo electrónico, asegúrate de guardar todos los correos e imprimir copias. Puedes presentárselos a tu supervisor más tarde si decides involucrarlo. 

Pide ayuda si es necesario 

En algunos casos, puedes conseguir que el acoso cese hablando con la persona. Una vez que algunos acosadores se dan cuenta de que están causando un daño grave con su comportamiento, ponen fin a ello. Pero, en la mayoría de los casos, tendrás que hablar con tu jefe o con el representante de RRHH sobre el comportamiento problemático para conseguir que cese. 

Hazles saber que el acosador está causando un impacto negativo en tu rendimiento laboral. No olvides llevar tu documentación. También es conveniente preguntar si puedes llevar a tus testigos para que te ayuden a explicar la situación. 

No dejes que te afecte 

Aunque consigas que el acoso cese, es posible que te sientas herido emocionalmente por la experiencia. Intenta recordar que su comportamiento tiene que ver con los problemas que están experimentando, no contigo. No dejes que sus insultos afecten a la forma en que te ves a ti mismo o a tu trabajo. 
Es lamentable pensar que mientras exista gente mala y enfadada, haya acoso. Pero la buena noticia es que, si tienes la suficiente confianza como para denunciarlo, lo más probable es que consigas parar al acosador en seco.