Cómo los psicólogos pueden ser útiles en la terapia online

Tradicionalmente, la terapia se ha llevado a cabo en persona, pero cada vez son más las personas que recurren a Internet en busca de ayuda para sus problemas de salud mental. La terapia en línea es ideal para las personas que desean mantener su privacidad, pero que quieren contar con el apoyo de un psicólogo cualificado: ¡no hay que preocuparse de estar solo!

Dicho esto, hay algunas cosas importantes que debe tener en cuenta antes de empezar la terapia. En primer lugar, asegúrese de que los sitios que visite tengan un claro conocimiento de la confidencialidad y ofrezcan una forma fácil de ponerse en contacto con ellos si tiene preguntas o dudas sobre este tema. En segundo lugar, es muy importante que su terapeuta tenga licencia (esto se puede encontrar normalmente en su sitio web). Por último, recuerde que la terapia en línea no es única; lo que funciona bien para una persona puede no ser la opción adecuada para otra, así que si siente que algo no está funcionando, no tenga miedo de decírselo.

¿Qué es la terapia en línea?

Las personas que buscan tratamiento psicológico para los trastornos del estado de ánimo y la ansiedad, la adicción u otros problemas psicológicos recurren cada vez más a Internet para obtener ayuda con su salud mental. En particular, la terapia basada en el chat de Internet ha ido creciendo en popularidad en los últimos años

En lugar de reunirse cara a cara con un terapeuta en un entorno clínico, puede encontrar tranquilidad desde su ordenador en casa. Utilícelo para acceder a una plataforma segura, donde se conecta y «habla» con un psicólogo licenciado que ha recibido formación especializada en terapia online.

¿Por qué elegir la terapia online?

La terapia en línea ofrece algunas ventajas sobre el tratamiento presencial tradicional, como la discreción y la comodidad. Muchas personas prefieren mantener sus problemas psicológicos en privado o viven lejos de un terapeuta experimentado, pero se sienten cómodas abriéndose cuando pueden conectarse de forma anónima.

Cómo encontrar un terapeuta online

Piense en lo que busca en un terapeuta antes de comenzar su búsqueda. ¿Quiere que alguien esté disponible de inmediato o necesita tiempo para preparar la sesión? ¿Hay temas concretos que le preocupan o que le sugieren que un método de comunicación puede ser mejor para usted que otro? También debe tener en cuenta el nivel de formación que se requiere para que el terapeuta esté autorizado.

Consejos para encontrar al terapeuta adecuado

Infórmese todo lo que pueda sobre el terapeuta y sus cualificaciones. En la mayoría de los sitios web, debería poder encontrar información sobre la licencia, la formación y la experiencia en su página de personal o en la sección Acerca de nosotros.

Tampoco tengas miedo de hacer preguntas, ya sea por chat o por teléfono. Si al principio no te parecen adecuados (o nunca tienes noticias suyas), considera la posibilidad de cambiar a otro.

Por último, aunque la confidencialidad suele ser un problema en Internet, algunas plataformas ofrecen asesoramiento totalmente confidencial y seguro. De este modo, puedes sentirte seguro sabiendo que tu privacidad está protegida, independientemente del lugar del mundo en el que vivas. Es importante tener en cuenta que, aunque este nivel de seguridad puede estar a su disposición, no todos los terapeutas lo ofrecen.

Ventajas de la terapia en línea: comodidad, anonimato y asequibilidad, por no hablar de que puedes llevar tus sesiones a cualquier parte.

Si un terapeuta está geográficamente lejos de usted o si la confidencialidad es importante para usted, la terapia en línea puede ser una opción ideal. Se ha demostrado que las personas que participan en la terapia a distancia tienen menos tasas de abandono que las que se reúnen cara a cara con un terapeuta. Esto podría deberse a que están más comprometidos debido a la flexibilidad de las sesiones en línea y a la falta de distracción de otras personas a su alrededor.

Inconvenientes de la terapia en línea: falta de interacción social y posibles dificultades de confidencialidad (aunque este problema puede mitigarse utilizando una plataforma segura)

La terapia en línea no es un sustituto del apoyo social o emocional. Si participa en la terapia desde casa, puede perder oportunidades de establecer relaciones con los terapeutas. Además, su terapeuta no podrá observar cómo se comportan otras personas con usted y esto podría dar lugar a malentendidos sobre su forma de interactuar con los demás. Por último, la terapia en línea puede ser difícil si es su única forma de tratamiento porque todo debe ocurrir a través de Internet. Esto significa que las citas de seguimiento probablemente tendrán que realizarse también por chat, aunque sería bueno que alguien viera físicamente cómo estás ahora.

Cosas que hay que tener en cuenta antes de empezar la(s) sesión(es)

La terapia en línea puede ser una buena opción para quienes necesitan discreción y/o viven lejos de un terapeuta experimentado, pero hay que tener en cuenta algunas cosas antes de empezar. He aquí 7 consejos para que sus sesiones en línea vayan lo mejor posible:

Prepárese con antelación: piense en lo que quiere hablar con el terapeuta y anote todas sus preguntas o preocupaciones. Asegúrese de tener una dirección de correo electrónico a la que enviarlas. También puede crear un documento en el que guarde la información relevante que el terapeuta debe conocer (historial de salud mental, antecedentes familiares de enfermedad, medicamentos que está tomando o le han recetado, etc.). –

Asegúrate de que tu privacidad está protegida – asegúrate de no compartir nunca información de identificación al principio porque a veces puede ser posible que otros vean lo que estás escribiendo. Aunque la mayoría de las plataformas ofrecen servicios de asesoramiento que son seguros y confidenciales, no todos los terapeutas utilizan estas herramientas.

Establezca expectativas: cuando interactúe con un terapeuta en línea, es importante que ambos tengan una visión similar de cómo debe ser la terapia. Repasa cualquier pregunta o preocupación que tengas sobre el tratamiento al principio para que todos sepan en qué se están metiendo. De este modo, no habrá sorpresas más adelante.

  • Prepárate para trabajar: la terapia puede ser difícil a veces porque los problemas se agitan durante las sesiones, así que evita ponerte demasiadas exigencias a la vez que evitas el perfeccionismo.
  • No te olvides de hacer preguntas: si algo no está claro o quieres saber más sobre un determinado tema, no tengas miedo de hablar.

El terapeuta sólo puede ayudarte si está plenamente informado de tus peticiones.

  • Intenta grabar la sesión: la tecnología ha facilitado que las personas graben las sesiones cuando se reúnen cara a cara con sus terapeutas. A menudo es más fácil para la gente recordar lo que se discutió cuando tienen una prueba de que sucedió.
  • Sé honesto: la terapia es una situación óptima cuando ambas partes son abiertas y honestas entre sí. Si hay algo relevante que te preocupa que pueda pasar desapercibido, asegúrate de mencionarlo de antemano para que todos sepan cómo proceder.

El futuro de la terapia online: ¿sustituirá a la terapia tradicional en persona o la complementará de alguna manera (por ejemplo, para personas que viven en zonas remotas)?

La terapia online es una excelente oportunidad para quienes tienen circunstancias especiales, como vivir en lugares sin fácil acceso a un terapeuta especializado. También es estupenda para las personas que quieren la intimidad de ver a alguien en su propia casa, pero no quieren someterse a un autotratamiento.

La forma más habitual de utilizar la terapia en línea ahora mismo es como complemento de las sesiones de terapia tradicionales. Se puede ver a un terapeuta cada una o dos semanas y luego hablar por teléfono o utilizar una herramienta de chat los días que no se puede acudir a la consulta. La terapia en línea ofrece más flexibilidad y permite a las personas mantener la continuidad de la atención aunque la distancia física les impida acudir con regularidad.

Además, algunas personas pueden preferir la terapia en línea como su fuente de tratamiento porque es conveniente

Reflexiones finales

Aunque la terapia en línea no es la solución para todo el mundo, puede ser una opción maravillosa para quienes necesitan mantener la discreción o no tienen acceso regular a un terapeuta. Asegúrese de establecer unas expectativas claras y de prepararse antes de utilizar una plataforma en línea.

Los psicólogos también pueden beneficiarse de la terapia en línea porque les da la oportunidad de proporcionar tratamiento a una persona que, de otro modo, no podría acudir a la terapia. También ofrece a los terapeutas la flexibilidad de trabajar en su propio tiempo y a su propia discreción.

Aunque hay muchas plataformas y terapeutas disponibles, asegúrese de investigar primero. Averigüe si su terapeuta utiliza tecnología segura y confidencial para asegurarse de que cumple su parte del trato de confidencialidad.

Y si la terapia en línea no te interesa, no temas volver a intentarlo más adelante, quizá con otra plataforma o con otro terapeuta. No sufras solo si puedes conseguir ayuda: ¡recuerda que nunca es demasiado tarde para pedir atención!

Soy una psicóloga con experiencia en asesoramiento online. Puedo ayudarte con una terapia que se adapte a tus necesidades, así como ayudarte a mantener tu privacidad.

Conoce una innovadora reflexión que te hará descubrir una mejor forma de ver la vida

GRATUITO

Conoce una innovadora reflexión que te hará descubrir una mejor

forma de ver la vida

GRATIS