Elver Hinostroza - Doctoralia.es

Como mejorar un mal día de trabajo?

5 pasos sencillos para gestionar el estrés en el trabajo
 

GRATUITO

Cuando algo sale mal, es importante mantener la calma y encontrar soluciones. Estás pensando que tu jefe te ha pedido hacer un reporte urgentemente y no tienes idea de cómo hacerlo? No te preocupes! Aquí hay formas en las que puedes mejorar tu día de trabajo.

Dígase que no es el fin del mundo.

Resuma mentalmente toda la situación, desde que comenzó hasta que terminó. ¿Qué fue lo que no salió bien? ¿Por qué? Trate de buscar lugares donde hubo fallas o acciones poco efectivas. Ahora puede tomarse un momento para decirle a sí mismo que todo estará bien, que es solo un mal día y nada más.

Tómate un descanso de unos minutos y sal a tomar aire fresco

Puedes salir a caminar por el parque o darte un paseo en bicicleta. El aire fresco y el cambio de escenario te sentarán muy bien.

Confía en mi, esto te animara! 🙂

Pregúntate a ti mismo, «¿Cuál es lo peor que puede pasar?»

Además de estas acciones para salir del bloqueo mental o mal día, hay varios consejos útiles que la gente ha aceptado que funcionan.

No te preocupes demasiado por las cosas en tu día a día y solo ve hacia delante.

No veas malos resultados antes de que sucedan.

Bebe una taza de café o té con leche y azúcar, que puede ayudarte a tener más energía .

 Comer algo dulce y/o azucarado puede hacer que te sientas más animada unos minutos, pero también hará subir tu nivel de glucosa en la sangre, lo que quiere decir que volverás a sentirte más cansada y con menos energía en poco tiempo. Prueba comer algo salado, o mejor todavía, trata de comer algo de proteínas.

Cuenta el número de cosas buenas que has hecho hoy .

Esto te ayudará a reconocer todo lo que has logrado, sin importar cuan pequeño sea. Puedes empezar por decirte a ti misma lo que has logrado en tu trabajo, y luego ir añadiendo cosas como: «He ayudado mi jefe a alcanzar su objetivo», «He ayudado a una mi compañera a superar un problema». Cuando te pones a pensar en todo lo que has hecho bien, probablemente te percatarás de que no es tan malo como creías.

Trata de decirle algo positivo a tu jefe o compañera/compañero.

Puedes hacerlo de manera verbal, pero también puedes decirle algo positivo a tu jefe o compañeros por pasar. Puede que no se lo digas en voz alta (aunque esto ayudará mucho), pero será bastante sencillo tener buena actitud y ser más ti amable con ellos. Esto te ayudará a que te traten mejor, que se preocupen por ti, y que puedas disfrutar de tu día de trabajo.

Trata de salir temprano.

A veces, intentarlo es suficiente para que todo el mundo se ponga de buen humor. Si lo logras, entonces será genial; si estás igual de amargada al final del día, no habrá ningún problema, ya que habrás hecho todo lo posible. Pero si no sales, entonces no hay nada que perder por intentarlo.

Toma un baño o ducha relajante.

Cuando termines tu día de trabajo, es hora de tomarte un baño o ducha para relajarte. Puedes usar sales aromáticas, velas, música suave o incluso un masaje. Al terminar, te sentirás mucho mejor y lista para enfrentar el siguiente día!

Duerme lo suficiente.

Finalmente, uno de los mejores consejos que puedo darte es que duermas lo suficiente, ya que el sueño ayuda a la mente y al cuerpo a recuperarse. Si no duermes lo que necesitas, inevitablemente te sentirás como un bulto todo el día e incluso más tarde en el día.

Busca apoyo emocional.

Si estás pasando por un mal momento, es posible que quieras buscar el apoyo de una amiga o familiares. Pueden ayudarte a sentirte mejor y a tomar una perspectiva diferente de las cosas. No te sientas mal por pedir ayuda, todos necesitamos apoyo de vez en cuando.

Ve a terapia.

Si ninguno de los consejos anteriores te funciona, es posible que necesites ir a terapia. La terapia puede ayudarte a identificar y resolver problemas emocionales que estén influyendo en tu día a día. Si estás experimentando ansiedad, depresión o estrés, es posible que necesites ayuda profesional.

Acepta y verás que puede ser divertido.

Final mente, aunque estés intentándolo todo para evitarlo, no puedes evitar el hecho de que tu trabajo es una parte importante de tu vida. Así que lo mejor que puedes hacer es aceptarlo y tratar de divertirte. Siempre hay algo bueno en el trabajo, así que intenta encontrarlo.

Recuerda que todo estará bien al final.

Por último, recuerda que todo estará bien al final. Aunque es posible que tengas un mal día, no significa que tu vida esté completamente fuera de control. Todo tiene solución, así que relájate y sigue adelante.

Cambia de lugar

Si estás experimentando un mal día, tal vez lo que necesites es cambiar de lugar. Si estás trabajando en casa, intenta salir y tomar un café en el parque o en un lugar tranquilo. Si estás en el trabajo, intenta salir a almorzar o busca un sitio tranquilo donde leer. El cambiar de lugar te ayudará a relajarte y disfrutar de tu tiempo libre.

Asegúrate de comer sano y hacer ejercicio.

Otro consejo que puedo darte es el de cuidar tu dieta y hacer ejercicio. Si estás comiendo mal y no haciendo ningún tipo de ejercicio, es probable que te sientas cansada y de mal humor. Cuida tu alimentación y asegúrate de que estarás recibiendo suficiente energía para realizar tus labores todo el día.

Cambia las personas con las que trabajas

A veces, cambiar el ambiente en tu trabajo puede ayudarte a sentirte mejor. Si estás trabajando con personas que te molestan o no son agradables, puedes intentar hablar con ellos o cambiarlos por otros compañeros demasiado.

¿Qué otros consejos puedes dar?

Si tienes otros consejos que quieras compartir, no dudes en dejar un comentario. Seguro que ayudará a mucha gente!

Espero que estos consejos te ayuden a mejorar tu mal día! 🙂

Como puedes ver, hay muchas maneras en las que puedes mejorar un mal día de trabajo. Solo tienes que intentarlo y seguir adelante; todo saldrá bien!

5 pasos sencillos para gestionar el estrés en el trabajo
 

GRATUITO