¿Cúal son los síntomas de la ansiedad, el estrés y la depresión?

A lo largo de este artículo te vamos a enseñar cuáles son los síntomas de la ansiedad, el estrés y la depresión y las causas por las cuales aparecen en la vida de las personas.

Muchas de estas personas creen que estas enfermedades están relacionadas y están en lo cierto. Por supuesto que como mencionamos antes cada una de ellas tiene sus particularidades. Tanto la ansiedad como la depresión son formas que tiene el ser humano de reaccionar ante determinadas situaciones internas y externas, algunas provocadas por el estrés del día a día. Si algunos de estos episodios son interpretados como una “amenaza”, se dispara nuestro sistema de alerta.

A continuación, podrás aprender cuáles son los síntomas más importantes de la ansiedad, el estrés y la depresión para que estés atento a ellos y puedas acudir a un profesional de confianza para hacer el tratamiento correspondiente lo antes posible.

Listado de los síntomas de la ansiedad, el estrés y la depresión

Síntomas de la ansiedad

Muchas personas sufren de ansiedad en algún momento de su vida. De hecho, esta “enfermedad” es muy común que aparezca en situaciones de estrés cotidiano, como cambiar de trabajo, problemas familiares, mudarse, etc.

De todos modos, en muchas situaciones los síntomas persisten y cada vez se vuelven más intensos y es ahí cuando empiezan a estorbar con tu vida y llegan los tan temidos, trastornos de la ansiedad.

Estos trastornos se pueden controlar a la perfección por supuesto que con la ayuda de un especialista médico. El primer paso para acabar con ellos es reconocer que tienes síntomas.

A continuación, te mostramos los síntomas más comunes de la ansiedad:

  • Preocupación excesiva: este tipo de preocupación suele desencadenarse ante situaciones diarias y normales. Para que te des cuenta si es un síntoma, esta preocupación tiene que permanecer por lo menos por 6 meses, la mayoría de los días y que no las puedas controlar. Por supuesto que, además, esta preocupación debe ser grave tanto que no te permita llevar a cabo las tareas diarias.
  • Sentimientos de agitación: cuando una persona está nerviosa (o se siente así), parte de su sistema nervioso simpático está en alerta. Esto hace que el pulso se acelere, que la boca se empiece a secar y las manos tiemblen. Estos síntomas suceden porque el cerebro detecto una situación de “peligro” y se prepara para actuar frente a esa situación.
  • Intranquilidad: este síntoma es muy frecuente que lo sufran niños y adolescentes. Cuando una persona siente intranquilidad inmediatamente lo relaciona con “estar nervioso”. Si el síntoma persiste por varios meses, presta atención.
  • Fatiga: este síntoma puede resultar ser una sorpresa para muchas personas, ya que la ansiedad está relacionada con la agitación o hiperactividad. Existen algunos casos en los que la fatiga aparece luego de un ataque de ansiedad y en otros casos en los que es crónica. Algunos estudios indican que la fatiga está relacionada con el insomnio y la tensión muscular.
  • Dificultad para concentrarse: la ansiedad muchas veces interrumpe a la memoria funcional (retiene información a corto plazo) y esto provoca que la persona no pueda concentrarse ni siquiera en situaciones cotidianas.
  • Problemas para conciliar el sueño: sin duda este es uno de los síntomas que más está asociado a los trastornos de ansiedad. El insomnio y la ansiedad están vinculados, pero no está claro cuál contribuye a cuál.
  • Ataques de pánico: estos ataques ocasionan un sentimiento de miedo extremo. Este suele aparecer con otros síntomas, como son las pulsaciones elevadas, la falta de hambre, temblores, pérdida de control y mucho temor a morir.
  • Evitar situaciones sociales: si te sientes identificado en las siguientes situaciones, es posibles que estés padeciendo trastornos de la ansiedad:
  1. Ansiedad por próximas situaciones sociales que tienes que afrontar.
  2. Preocupación que otras personas te señalen o juzguen por determinadas cosas.
  3. Miedo a ser humillado ante otros pares.

Las personas que sufren de ansiedad social, suelen ser super calladas y tímidas con otras personas generando distanciamiento y esto es debido a su baja autoestima y depresión que se sufre en algunos casos.

  • Temores absurdos: este síntoma de ansiedad externa, está relacionado con la fobia que es el temor extremo a espacios cerrados, alturas, serpientes, etc. La sensación que sientes las personas que sufren este síntoma, es tan intensa que puede llegar a perjudicar tu comportamiento normal.

Síntomas del estrés

Las personas que experimenta el estrés, sienten en su mayoría alguna tensión emocional o física. Estas situaciones son generadas por pensamientos o situaciones que provocan nerviosismo, enojo y frustración.

El cuerpo humano reacciona ante una determinada situación de estrés. Sucede que en muchas oportunidades el estrés resulta ser positivo, como por ejemplo cuando suceden episodios de peligro y se evitan. Pero muchas otras pueden dañar tu salud y es cuando aparece el estrés crónico. Este permanece por un tiempo largo, semanas, meses y en algunos casos años. Lamentablemente muchas personas se terminan acostumbrando sin darse cuenta de que es un grave problema.

Esta afección produce síntomas emocionales y físicos. Es por esto que muchas personas no se dan cuenta de que esos síntomas son producidos por el estrés. Los más frecuentes son:

  • Diarrea o estreñimiento por varios días
  • Dolores fuertes de cabeza
  • Dolores musculares en todo el cuerpo
  • Poca energía y falta de concentración
  • Bruxismo
  • Fatiga general en el cuerpo
  • Insomnio
  • Dolores estomacales: todos los alimentos que se consumen caen mal
  • Perdida o aumento de peso excesivo.
  • Relajase con alcohol o drogas

Síntomas del estrés

La depresión es un trastorno emocional que produce un sentimiento constante de tristeza y a su vez el desinterés por llevar a cabo distintas actividades diarias, como el levantarse por la mañana. Esta enfermedad interfiere en los pensamientos y en la manera de actuar de las personas.

La depresión, como las otras enfermedades que nombramos al comienzo, necesitan de ayuda profesional para sobrellevarla con normalidad. Las personas que padecen de depresión suelen tener distintos episodios en los cuales se sufren diferentes síntomas:

  • Tristeza y ganas de llorar durante todo el día
  • Enojos, frustración e irritabilidad ante situaciones cotidianas de poca importancia
  • Pocas ganas o nada de realizar actividades diarias, como salir a dar un paseo, lavar los platos, etc.
  • Altibajos en el sueño: desde insomnio hasta dormir todo un día completo.
  • Falta de energía y cansancio
  • Peso corporal: pueden suceder los dos extremos, o bajar mucho de peso o aumentar demasiado.
  • Sentimientos de culpa.
  • Razonamiento y movimiento corporales lentos.
  • Dolores corporales y musculares.
  • Agitación, inquietud y ansiedad.
  • Muerte: pensamientos frecuentes suicidas y sobre la muerte.
  • Problemas para concentrarse y pensar.

Estos son los síntomas más frecuentes en personas que padecen la depresión. Algunos de ellos son más intensos que otro y en niños y adolescentes pueden variar las situaciones antes las cuales se presenta esa depresión.

Consecuencias de la ansiedad, estrés y depresión en el cuerpo

En actualidad es muy común que un gran porcentaje de la población en todo el mundo sufra los síntomas de ansiedad, estrés y depresión. Como mencionábamos al comienzo del texto, estás afecciones mentales están relacionados y muchas veces se producen en conjunto. Pero otras tantas se sufren de manera individual. Sea cual sea el modo en que las experimentes, las tres pueden afectar a tu salud, aunque no te des cuenta en su momento.

Seguramente y uno de los principales problemas de detección de estas patologías, es que no asocies ninguno de los síntomas desarrollados al principio con las enfermedades y eso es un grave problema, ya que el tiempo pasa y a veces suelen avanzar muy rápido.

Por eso, es muy importante que seas capaz de reconocer cualquier mínimo indicio de síntomas que aparezca, ya que controlarlos a tiempo hará que tu cuerpo, tus pensamientos y tu comportamiento permanezcan estables y mejoren a medida que el tiempo vaya pasando.

Eso sí, no vas a poder solo contra ellas. Es necesario y te diría que indispensable que hagas una consulta con un profesional idóneo en el área, médico clínico y terapeuta, ya que el cuerpo y la mente están estrechamente conectados entre sí.

Serán tus médicos los que te podrán ayudar con un adecuado y personalizado plan de tratamiento en los cuales en muchas ocasiones se suele incorporar medicación, aparte de realizar sesiones de terapia y otras técnicas empleadas de acuerdo a la gravedad de cada situación.

Estas tres enfermedades por lo general suelen perdurar por mucho tiempo y más si no son tratadas a tiempo. Por eso presta atención en cuáles son los síntomas de la ansiedad, el estrés y la depresión y está atento si alguno de ellos aparece.

Confiar en tu capacidad para darle pelea las situaciones que vayan surgiendo es un buen punto de partida para empezar a afrontar el tratamiento con éxito y lograr rápidamente resultados positivos.

Confía en vos, proyecta y visualiza una vida saludable, tranquila, llena de paz y amor. Realiza actividad física, conéctate con la naturaleza y con tu ser interior. Todo esto hará que puedas sobrellevar con más fuerzas cualquier enfermedad que te toque a lo largo de tu vida.