¿ Porque el miedo a volar es irracional?

Para la mayoría de las personas el miedo a volar es irracional, pero este sentimiento está calificado como una fobia. Estas son un miedo anormal a determinadas cosas, como, por ejemplo, un animal, una actividad o un objeto específico. En conclusión, podemos decir que es un desorden de ansiedad que puede terminar en un ataque de pánico.

Las personas que sufren algún tipo de fobia tienden a evitar el objeto o la actividad que les da miedo todas las veces que sea posible. Además, se ponen ansiosos cuando se dan cuenta previamente que tendrán que enfrentar determinada situación.

Aunque para muchos resulte extraño, una de las fobias más comunes es el miedo a volar. Por eso a lo largo de este texto te vamos a contar todo lo que tienes que saber sobre este tipo de fobia: que es, síntomas, consecuencias y tratamiento.

¿Qué es el miedo a volar?

Las personas que poseen un irracional miedo a volar, experimentan un miedo intenso que no pueden controlar. Algunas de esas situaciones están relacionadas con el miedo de sufrir un accidente aéreo, a sentir sensaciones físicas de ansiedad o pánico en el avión, a alejarse de un lugar seguro, entre otras cosas.

Estos sentimientos que experimenta la persona con miedo a volar, también en algunos casos más avanzados incluyen el miedo de acompañar alguien hasta el aeropuerto o realizar trámites que tengan que ver con volar (comprar el ticket, esperar el vuelo, despachar las maletas, etc).

Ante estas situaciones, la persona se preocupa antes de tiempo, anticipándose y pensando en que algo malo va a ocurrir. Estar alerta, les provoca ansiedad ante cualquier ruido extraño o de los motores mismos del avión.

Además del miedo irracional a volar, estas personas suelen padecer signos corporales, como son los temblores, palpitaciones, molestias estomacales, sudoración, dolor muscular, etc.

Otra de las consecuencias más comunes es que estás personas intentan “resolver” estas situaciones tomando alguna medicación, tranquilizantes para dormir o solicitando el asiento que se encuentra del lado del pasillo.

Como hemos mencionado anteriormente, las personas que sufren el miedo a volar de manera irracional, también lo padecen en los momentos previos. Esto es porque se sienten nerviosos y algunos casos, hasta meses antes de la fecha programada se anticipan sobre los supuestos acontecimientos que le van a suceder. Estos episodios pueden, además, afectar el bienestar, el rendimiento en la realización de las tareas diarias y hasta interferir en las relaciones personales y de trabajo.

Este miedo irracional a volar en muchas ocasiones está motivado por distintas razones y una de ellas es la claustrofobia. Esto quiere decir que la persona tiene miedo a volar, pero porque debe permanecer en un lugar cerrado. Además, otro motivo es la agorafobia, que son las personas que tienen miedo a volar, pero porque sienten que no pueden salir, escapar de ese lugar.

Síntomas que produce el miedo irracional a volar

Los pensamientos que provocan o estimulan el miedo a volar pueden ser muchos y dependen de cada persona. A algunas se les aparecen de vez en cuando y otras los sufren de manera crónica. Estos son algunos de esos pensamientos:

  • Temor a sufrir cualquier tipo de accidente
  • Estar en espacios cerrados y no poder salir
  • Miedo a perder el control, como, por ejemplo, padecer ataques de pánico, un paro cardíaco, etc. Además, piensan que si les pasa algo de eso no pueden bajar del avión.
  • Inseguridad y temor por la altura en la cual vuela el avión
  • No poder controlar la situación: ya que todo depende de la tripulación.
  • Que el vuelo sea con turbulencias les genera ansiedad y por supuesto mucho miedo a caer.
  • Pesadillas de posibles accidentes del viaje.

Estos síntomas mencionados anteriormente tienen que ver exclusivamente con las personas que tienen miedo a volar. Al mismo tiempo estas personas sufren otros síntomas similares a otras fobias, que son:

  • Mucha ansiedad, hasta llegar a sufrir un ataque de pánico.
  • Ansiedad en los momentos previos a volar.
  • Dolor de pecho y taquicardia. En algunos casos los síntomas son tan fuertes que creen que van a sufrir un infarto en ese momento.
  • Sudoración.
  • Mareos y vómitos.
  • Falta de aire.
  • Temblores en distintas partes del cuerpo.
  • Dolores fuertes de panza.
  • Pensamientos negativos de todo tipo.
  • Sudores fríos.
  • Imaginarse accidentes terribles.

Consecuencias

La aerofobia, como mencionábamos antes puede llegar a ser extremadamente fuerte y limitante. En muchas ocasiones puede llegar a causar problemas en las relaciones sociales con otras personas, amigos y hasta familiares con los cuales desee organizar un vuelo. En algunos casos, esta situación, hace que la persona que sufre la fobia quede al margen del “grupo”.

Parte de las personas que experimentan el sentimiento del miedo a volar, se suben al avión, pero temen tener ataques de pánico. Esta situación los avergüenza y tienen miedo de quedar en ridícula al frente de otras personas. Esto sucede a que en muchas situaciones el miedo a volar es tan grande que las personas pierden el control y comienzan a gritar. Algunas hasta piden que el avión aterricé de manera inmediata.

Cuando el tiempo pasa y la persona sigue teniendo los mismos síntomas o empeoran, sucede que comienzan a padecer frustración y a afectar a su autoconfianza.

En la mayoría de los casos, la fobia a volar se puede tratar a la perfección bajo la mirada de un profesional (a continuación, hablaremos de esto). Existen dos factores que son muy importantes y pueden interferir: la intensidad del miedo a las alturas y del miedo a la inestabilidad.

Tratamiento para el miedo a volar

Por supuesto que, si sufres del miedo a volar, te recomendamos que hagas una consulta con un profesional del área que te va a saber ayudar e indicar el tratamiento correspondiente que tú necesitas.

Ahora bien, si nos enfocamos en los tratamientos más frecuentes para tratar el miedo irracional a volar, estos incluyen situaciones en que la persona deberá enfrentarse a diferentes situaciones que le producen ese temor. Cuando el profesional plantea esto, la mayoría de los pacientes “salen corriendo”, pero el objetivo de este tratamiento tiene como fin que la persona se vaya desensibilizando de manera progresiva.

Por ejemplo, un método que se utiliza mucho en la actualidad es que la persona que sufre de esta fobia acompañe a otra a ir hasta el avión o vivir una experiencia en realidad virtual. Si bien estos progresos son pequeños, la idea es que el miedo desaparezca de a poco y que se deje de asociar esas situaciones con miedos extremos.

Realidad Virtual

Este tratamiento merece un párrafo aparte, ya que se realizaron muchas investigaciones al respecto y llegaron a la conclusión de que esta técnica combinada con la terapia cognitiva conductual es muy efectiva para las personas que sufren la fobia a volar.

Además, estos estudios demostraron que el uso de la realidad virtual como único tratamiento a corto plazo es una gran alternativa.  Este tratamiento permite a los pacientes acceder a situaciones extremas (simulando un vuelo) sin salir de la consulta con lo cual el profesional puede contener y dirigir cuáles son los pasos a seguir. 

Además, uno de los beneficios de la realidad virtual, es que los tiempos se reducen y los costos son menores, ganando eficiencia si se compara con el tratamiento tradicional: que sería subirse en un avión y vivir la experiencia real.

Hoy en día es una de las experiencias más recomendadas para tratar el miedo irracional a volar, ya que el paciente no tendrá que vivir realmente la experiencia y tampoco va a depender de su capacidad imaginativa. Un punto clave es que mientras la persona realiza la terapia, es que el profesional es el encargado de monitorizar lo que el paciente está viendo.

Esto significa, que el profesional puede personalizar y ajustar la realidad virtual de acuerdo a la necesidad de cada uno de los pacientes. Puede repetir en reiteradas ocasiones la misma escena, para que el paciente se vaya amigando. Además, a la misma escena se le pueden cambiar las condiciones climáticas o agregar turbulencias.

El miedo a volar es irracional y se puede tratar

Con todo esto que hemos visto anteriormente, queda claro que muchas personas sufren el miedo a volar irracional en diferentes niveles, cada uno de ellos puede experimentar síntomas distintos, pero la fobia es la misma.

Por eso si estás sufriendo este miedo, no dudes en consultar con un profesional de la salud del área correspondiente que te va a saber guiar en el camino correcto.

El miedo a volar en avión es superable, de hecho, ocurre con la mayoría de las personas que lo sufren. Pero recuerda que lo más importante es comprometerse, tener motivación y muchas ganas de superarlo.

Al principio puede parecer un objetivo muy difícil de alcanzar, pero con la ayuda de un profesional y tus ganas de conseguirlo todo resultará mucho más fácil y el camino a la recuperación será más corto de lo que esperabas.