¿Qué es la codependencia emocional?: síntomas y claves para superarlo

El codependiente emocional es una adicción hacia la dependencia de otra persona, que puede darse en distintos tipos de relaciones que se presentan en la vida: familia, pareja, como, por ejemplo.

Esto significa, que independientemente del contexto en la cual surja esa relación, la persona dependiente siente la necesidad del otro. Esta dependencia psicológica está relacionada estrechamente con la parte emocional de cada individuo.

En este caso, la dependencia va mucho más allá del deseo de pasar tiempo con la otra persona. Tiene mucho más que ver con el sentimiento de que el otro resulta ser imprescindible para sentirse feliz.

Para la persona que padece codependencia, es muy engorroso y difícil establecer límites y en reiteradas oportunidades tiende a perdonar cualquier situación. En la mayoría de los casos, estas personas confunden el sentimiento de amor con adicción y obsesión.

En otras situaciones, sucede que los dos individuos de la relación dependen del otro, pero de diferentes formas.

Síntomas y características de la codependencia emocional

A continuación, detallamos cuáles son los síntomas y características que tienes que tener en cuenta para detectar si estás sufriendo de codepencia emocial.

De igual modo, existen algunas opciones para poder superarla, que a lo largo de este texto te contaremos. Por supuesto que siempre consultar con un profesional idóneo es siempre la mejor opción.

Autoestima ausente

En muchas ocasiones, las personas que padecen de este sentimiento de dependencia hacían el otro, suelen tener una autoestima muy baja e intentan “taparla” con la sensación de sentirse valioso para el otro.

Suele ocurrir, que esta falta se produce en la infancia con determinadas figuras de referencia como un patrón de apego ansioso. Por ejemplo, cuando somos pequeños, no suelen premiar regalos por distintas situaciones y por ello muchas personas crecen creyendo y sintiendo que su valor depende de aportar cosas hacía el otro.

Control hacía la otra persona

A lo largo de la vida vamos aprendiendo muchas cosas, y una de ella es tener en claro que las emociones del otro no son las nuestras. Aunque muchas veces sintamos que somos responsables de cómo se encuentra la otra persona.

Este sentimiento se hace notar mucho más en las personas codependientes, ya que creen y sienten que el otro siente y actúa por lo que ellos hayan realizado.

Reproches hacía el otro

Sentimientos encontrados si los hay. Por un lado, sienten la necesidad de ayudar al otro y por el otro les surge el sentimiento de rechazo cuando esa persona se contradice y no “solicita” su ayuda.

Lo primero que les sale es hacer que el otro se sienta mal y cambie el modo de actuar.

¿Cómo superar la codependencia emocional?

Los síntomas que detallamos arriba por supuesto que pueden ir creciendo a medida que pasa el tiempo. Por ello, es importante buscar a un profesional que pueda ayudarte a superar el sentimiento de codependiente emocional.

Los tratamientos pueden ser muchos y esto depende de cada profesional, algunos recomiendan asistir a grupos de ayuda, otros realizar sesiones de terapia familiar o con la persona que exista el vínculo.

Es importante que, a lo largo de este proceso de superación, tengas en cuenta que tus actitudes deben ser las siguientes:

  1. Reconocer que existe un problema: ser honesto con uno mismo es la clave para comenzar

Por supuesto que este sentimiento de reconocimiento no es nada sencillo. Reflexionar profundamente sobre uno mismo y sobre las actitudes que tenemos hacía el otro es una tarea fácil. Culpar al otro, es lo primero que se tiende a hacer.

La auto observación lleva tiempo, no se logra de un día para el otro, pero si es el primer paso para comenzar a encaminarse a resolver el problema.

        2. La incertidumbre

En reiteradas oportunidades, las personas que padecen de este “sentimiento”, tienen mucho miedo de quedarse solos y es por eso que vuelven a esa persona que les causa dolor.

El futuro, para muchos, es incierto y por eso se toma la decisión de permanecer en la zona de confort.

        3. Decir NO

Aprender a decir lo que pensamos y sentimos, siempre respetando a la otra persona. Por supuesto que también es importante respetarse a uno mismo.

Decir que no, es el primer camino para recuperar la autonomía emocional.

      4. Trabaja en ti mismo

Uno de los problemas más comunes y graves de las personas que son dependientes de otras es que se olvidan de sus propias vidas.

Hay que tener en claro, que cada individuo tiene sus propias metas y su objetivo tiene que ser trabajar en ellas para poder lograrlas. Luchar por tu propio desarrollo personal, es la clave para avanzar.

    5. Relacionarse con otras personas

En muchas ocasiones la persona dependiente, posee una vida aislada, con poca interacción social y amigos. Esto hace que la situación sea un poco más difícil.

Las relaciones sanas son indispensables para que la vida de cada uno de nosotros sea felizmente llevadera.

    6. Sé valiente

Este es uno de los pasos más importantes en el proceso de cambio. Para salir de la situación de dependencia tienes que ser responsable y firme en tu decisión de cambio.

Deberás ser valiente y no tenerle miedo a lo que viene, al futuro. Los cambios en este caso serán para mejor. Tienes que establecer objetivos claros y a corto plazo para poder conseguirlos.

     7. Resiste a la tentación de volver atrás

Por supuesto que, en el camino del CAMBIO, hay momentos más sencillos que otros. Pero este proceso no es fácil, el largo y hay que tener paciencia. Los altibajos son parte del desarrollo.

Volver atrás no debe ser una alternativa. Enfócate en el futuro.

     8. Amar al otro de un modo sano

Amar a la otra persona sanamente, es imprescindible para que la relación comience de la mejor manera. Es importante que disfrutes plenamente del vínculo y dejes atrás esos pensamientos malos que no te llevarán a ninguna parte.

Tu objetivo en esta parte del proceso es dejar la dependencia emocional para pasar a la autonomía afectiva.

     9. Evita las expectativas de otras personas

Es muy común que las personas dependientes esperen mucho más de la otra persona de lo que le puede ofrecer. Esto significa que poseen expectativas poco realistas.

Idealizar al otro no es una buena decisión, ya que cuando la otra persona no cumple con lo que pensamos que debería tocamos fondo y sentimos que todo se viene abajo.

Tienes que trabajar en superar esa imagen que tienes de la otra persona. Es peligroso vivir creyendo que el otro es todo lo que está bien en la vida.

    10. Solicitar ayuda por parte de un profesional

Sin duda este es el punto más importante de todos. Si bien los consejos que mencionamos anteriormente te pueden ayudar mucho a detectar el problema y encaminarte en el proceso de cambio, acudir a un profesional es la mejor opción.

La ayuda que te podrán ofrecer es mucho más amplia de la que podrás realizar por tus propios medios.

Enfócate en trabajar para crecer, reconoce tu miedo a estar solo. Cuando hayas termina con este largo proceso entenderás que no fue fácil, pero que valió la pena.

Amar al otro saludablemente es la mejor opción para ser felices y dejar de lado el sentimiento de codependiente emocional.